En este momento estás viendo El Ayuntamiento de Parets dispuesto a dejar a otra familia en la calle

El Ayuntamiento de Parets dispuesto a dejar a otra familia en la calle

El 9 de febrero el Ayuntamiento de Parets dejará de pagar la pensión donde alojó a Teodora y Daniel tras sufrir un desahucio que los dejó en la calle sin opciones.

El 10 de noviembre, Teodora fue desahuciada junto a su hijo enfermo Daniel. Llevaban ocupando un piso de Caixabank desde el mes de abril de 2021. Una situación irregular a la que se vieron empujados tras 5 años malviviendo en habitaciones, tras haber sufrido un primer desahucio en otro piso, por impago de alquiler.

Una caso más del extremo al que pueden llegar las personas a las que la vida trata mal y ven mermados sus recursos. Tras toda una vida en Parets, »trabajando como una burra», esto es lo que ha recibido Teodora: dos desahucios y estar camino de un tercero. Esta vez siendo el Ayuntamiento de Parets el único responsable.

Si ya es cuesta de asimilar, que personas vulnerables vean como son echadas a la calle por perder sus ingresos, que pase por culpa de la administración, cuesta de tragar. Lamentablemente, no es un caso aislado y ya viene siendo habitual que el Ayuntamiento de Parets, se acabe desentendiendo de las familias desahuciadas sin importarles que va a ser de ellas.

Si bien es cierto que fueron los servicios sociales de Parets, los que tramitaron el realojo en una pensión tras el desahucio, también lo son varias cosas:

  • En 5 años del primer desahucio y viviendo en habitaciones, en ningún momento se les informó de sus derechos y alternativas.
  • La mesa de emergencia no se les tramitó hasta ser desahuciadas en noviembre. De haberlo hecho antes se podría haber evitado el desahucio.
  • La pensión está pagada hasta el 9 de febrero y ni un día más, a partir de aquí que se apañen.
  • En estos dos meses de pensión y derecho a una comida en el comedor social, de lunes a viernes, sin cocina y sin lavadora, han tenido que gastar lo poco que tenían en lavadoras automáticas, y en comida fría para cenar y desayunar. Sin dinero y sin recursos, estas Navidades, en la PAH de Mollet Baix Vallès tuvimos que hacer una recogida de comida para que pudieran comer en fiestas, ya que el comedor social estaba cerrado.

Sin ingresos suficientes ni contrato que garantice estabilidad, no hay propietario que alquile. La única ayuda que les ofrece servicios sociales, a partir del 9 de febrero, es ayudarles a pagar el primer mes si encuentran una habitación donde vivir. ¿De verdad pretenden hacernos creer que vivir dos personas adultas en una habitación realquilada es una solución digna?

Hoy nos concentramos de nuevo ante el Ayuntamiento de Parets con el objetivo de negociar un compromiso y una solución para Teodora y Daniel a partir del 9 de febrero.

Nuestros mínimos, de acuerdo con la familia, son:

1. Cambio de pensión, no importa que sea en otro municipio, a una con cocina y lavadora para reducir gastos, autogestionarse y ahorrar el comedor social.

2. Que el Ayuntamiento de Parets, uno de los más ricos, siga pagando la pensión hasta que llegue el piso de la mesa de emergencia.

3. Que hagan su trabajo y aprieten a la Generalitat, para agilizar la mesa de emergencia, el realojo en una vivienda digna y el alquiler social que les toca por ley.

Desde PAH Mollet Baix Vallès, seguiremos trabajando para evitar violaciones de derechos fundamentales, la dejación de funciones por parte de la Administración y denunciando el clasismo de un Ayuntamiento que gobierna solo cara a la galería.

Las soluciones y alternativas existen, ahora falta voluntad para llevarlas a cabo.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.