En este momento estás viendo Mañana una familia con dos menores puede quedarse en la calle

Mañana una familia con dos menores puede quedarse en la calle

A pesar de la vulnerabilidad demostrada de Miguela y Jorge, el juez ha decidido saltarse la moratoria y no suspender el desahucio de mañana 1 de marzo

Desde que se decretó la moratoria de desahucios en marzo de 2020 estamos denunciando, tanto sus carencias como la actitud de algunos jueces que abiertamente se muestran del lado de los especuladores. Es inadmisible que un juez pueda decidir sin argumentación si suspender o no un desahucio a pesar de estar demostrada la vulnerabilidad de quien puede quedarse en la calle.

Este es el caso de Miguela, Jorge y sus dos hijos menores. Mañana se enfrentan a su tercer desahucio en plena vigencia de la moratoria. Desde el principio ha sido un despropósito lo que esta familia, que lo está pasando fatal a causa de la crisis, ha estado sufriendo: perdida de su hogar, verse obligados a recuperar un piso vacío de Caixabank o que los servicios sociales les negase el informe de vulnerabilidad a pesar de estar muy por debajo de los mínimos aceptables para ello. Esta negativa de servicios sociales provocó que no pudieran solicitar la suspensión por moratoria al no poder acreditar sus pocos ingresos. 

El primer intento de desahucio se suspendió debido a que en esos momentos Miguela tenía COVID, siendo aplazado hasta el 25 de marzo. Por arte de magia, un día de enero, recibieron una carta de los juzgados, que sin explicación alguna, habían decidido adelantar el desahucio dos meses. Con poco tiempo de reacción y con un recurso sin respuesta, el desahucio se paró en puerta gracias a la convocatoria de la PAH Mollet Baix Vallès y la gente que acudió a poner sus cuerpos, quedando mañana, 1 de marzo, como nueva fecha. La amenaza por parte, tanto de la comitiva como de Caixabank, de que preparasen las maletas que los tiraban a la calle si o si, se quedó para oídos de las que estábamos allí.

En este tiempo, la familia ha logrado el informe de vulnerabilidad al quedarse aún con menos ingresos y haciendo entrar en razón a su trabajador social, gracias al empoderamiento adquirido en la PAH. Eso sí, ya les avisó también, «preparar las maletas que a la tercera va la vencida».

La semana pasada, exactamente el 23 de febrero, el BOE hizo efectiva la ampliación de la moratoria hasta octubre, su fin estaba previsto para hoy. Miguela y Jorge agilizaron la presentación de la suspensión para acogerse a la moratoria. Esta mañana, el juez les ha hecho llegar sus intenciones de no suspensión.

Mañana volveremos a estar movilizadas en la Av. d’Ernest Lluch, 15 de Montornés del Vallès para evitar esta violación de derechos humanos, evitar el desahucio y seguir ganando tiempo para lograr un alquiler social para Jorge y Miguela.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.